Sidebar

Magazine menu

18
Mon, Dec

Aprendiendo Juntos a Trabajar Juntos

Disruptive Innovations
Typography

La filantropía empresarial en Colombia ha crecido bastante en los últimos años, tanto así que, hoy, las fundaciones empresariales son uno de los motores más importantes del sector social en Colombia. Sin embargo, el trabajo conjunto entre estos actores siempre ha sido difícil debido a elementos disuasivos que impiden el fortalecimiento del trabajo colectivo. Dichos elementos disuasivos pueden ser de diversa índole, aunque generalmente se refieren a que las fundaciones empresariales tienden a enfocarse únicamente en sus zonas de influencia o en temas de interés específicos de las empresas. Es por esto que, en el año 2015, las Fundaciones de la región de Antioquia asociadas a la AFE – Asociación de Fundaciones Empresariales – hacen una visita a la región del Urabá antioqueño, y deciden emprender el proyecto colectivo “Aprendiendo Juntos a Trabajar Juntos”. Se trata de una apuesta única en Colombia, basada en el principio según el cual el trabajo colaborativo puede ser más efectivo para el desarrollo de las regiones que más lo necesitan, generando un impacto positivo en sus comunidades. 

Este proyecto tiene una visión multidimensional que invita a que la experiencia y recursos de los participantes se canalicen en el objetivo de mejorar la calidad de vida de dos comunidades en Antioquia, en las regiones de Urabá y Oriente. Es así que, este proyecto nace para enfrentar dos problemáticas principales: La primera, es la habilidad del sector filantrópico empresarial de trabajar conjuntamente y la segunda es encontrar soluciones para la problemática social que presentan los municipios de San Juan y San Luis en las dos subregiones Urabá y Oriente del departamento de Antioquia, gravemente afectadas por el conflicto armado y que hoy experimentan altos niveles de pobreza con una baja calidad de servicios públicos y de infraestructura educativa. 

El primer desafío

De acuerdo con Phil Buchanan, autor del libro “Barriers to Funder Collaboration and the Will to Overcome Them”, existen cuatro barreras principales para que las fundaciones trabajen colaborativamente: pensar la filantropía con mentalidad de negocio, la medición de incentivos desalineados, las dinámicas de poder y el ego. 

a)  Pensar la filantropía con mentalidad de negocio 

La primera barrera que menciona Buchanan es que la filantropía se piensa, en muchas ocasiones, como un negocio. Es decir, como ocurre en una economía de mercado, los diferentes actores pueden competir entre sí para aportar, individualmente, soluciones a problemas comunes.

Nuestro proyecto colectivo ha entendido que no debe existir competencia sino creación de sinergias entre actores filantrópicos pues sólo así es posible lograr un cambio verdadero en los desafíos sociales que enfrentan las dos comunidades en donde se desarrolla el proyecto. Las fundaciones participantes han encontrado un espacio para dialogar y encontrar vías comunes hacía el desarrollo, dejando a un lado la desconfianza y encontrando un espacio para aprovechar conjuntamente las habilidades de cada una.

b)  Medición de incentivos desalineados

La segunda barrera se refiere a la necesidad de los líderes de las fundaciones de mostrar resultados a sus juntas directivas, que los lleva a buscar “llevarse el crédito” y acabar así con la efectividad del trabajo colectivo. 

Las Fundaciones AFE participantes en este proyecto lo han entendido de otra manera y han ideado la manera de aconsejarse y ayudarse mutuamente para presentar el proyecto a sus juntas directivas de manera coordinada. El trabajo colaborativo le puede significar a una fundación una mejoría significativa de su imagen ya que refuerza su compromiso de trabajo por el desarrollo del país. Adicionalmente, el proyecto colectivo, aunque no genere resultados que puedan ser medibles individualmente por cada fundación participante, es un laboratorio de innovación en el sector. Las juntas directivas se sienten atraídas por el proyecto porque, aunque no sea posible medir el impacto individual, el proyecto logra que cada fundación sea entendida como un referente en el país del trabajo participativo y, más aún,  como un vehículo para el cambio de paradigma de individualismo filantrópico por el del impacto colectivo.

c)  Las dinámicas de poder 

La tercera barrera que identifica Buchanan es también un tema que ha surgido en el proyecto colectivo. Aunque Buchanan lo describe como la relación existente entre quienes dan las subvenciones y quienes la reciben, en el marco de nuestro proyecto conjunto, se refiere a quién tiene más visibilidad en el proyecto o quién se lo esté apropiando, dejando de lado a los otros actores. 

La AFE ha cumplido un rol muy importante en este aspecto, actuando de mediador ante las diferencias que surgen entre las Fundaciones AFE que desequilibran las dinámicas de poder, propiciando así cumplir con el objetivo de “Aprendiendo Juntos a Trabajar Juntos”. 

d)  El Ego

Finalmente, y tal vez la barrera más importante, es la que Buchanan describe como ego. Buchanan dice que la solución para dejar el ego es un trabajo cuyo liderazgo esté fundamentado en aconsejar y persuadir. Y eso es algo que se logra en el Proyecto Colectivo. En lugar de relaciones en donde una Fundación o la AFE misma ordena o controla, las Fundaciones han encontrado un espacio para sentarse a dialogar, intercambiar ideas y conceptos respecto a lo que se considera mejor para las poblaciones atendidas.

El segundo desafío   

La problemática social de las comunidades de San Juan y San Luis se ha abordado a través de una primera fase de diagnóstico de la situación y su incidencia en los problemas de desarrollo de las mismas y la sistematización del impacto que puede tener la iniciativa para fomentar la colaboración en el marco del desarrollo regional. 

Esta fase de diagnóstico contó con la participación de doce Fundaciones AFE de la región: Fundación Orbis, Fundación Haciendo Equipo, Fundación Dividendo por Colombia, Fundación Familia, Fundación Fraternidad Medellín, Fundación Universidad de Antioquia, Fundación Bancolombia, Fundación Haceb, Fundaunibán y Fundación Corbanacol, siendo estás dos últimas quienes lideraron esta fase y se encargaron de realizar los ejercicios de contextualización con la participación directa de las comunidades. El diagnóstico se desarrolló en cuatro etapas: 

  1. En esta primera etapa se realizó una contextualización del entorno mediante el diálogo con las comunidades y autoridades y el consiguiente análisis de la información obtenida. 
  2. En la segunda etapa se procedió a definir y establecer prioridades de temas por resolver. 
  3. En la tercera etapa, dichas prioridades fueron socializadas con la comunidad. 
  4. Finalmente, en la última etapa, se formuló una propuesta para la implementación del proyecto y la invitación a otros actores de sociedad civil, sector público y privado a participar en la siguiente fase del proyecto colectivo. 

La fase de diagnóstico en la cual se encuentra el proyecto ha sido un éxito puesto que logró que la participación de la comunidad se tradujera en una propuesta real. La siguiente etapa será la implementación del primer punto de las prioridades establecidas, es decir, trabajar en la mejora del servicio de saneamiento y agua potable en San Juan de Urabá y en San Luis Oriente.

Conclusión

El proyecto colectivo ha sido una apuesta importante para el mundo de la filantropía empresarial. Gracias a él, las Fundaciones AFE participantes han aprendido a enfrentar los retos que les presenta el proyecto con una visión colaborativa, logrando en el curso de esto, derrumbar las barreras identificadas por Phil Buchanan. 

El éxito de esta fase diagnóstica ha motivado la adhesión a la AFE de cuatro fundaciones de la región Para participar del proyecto. Queda mucho por hacer pues el siguiente reto será la implementación de todo lo propuesto. No obstante, los resultados obtenidos hasta el momento permiten deducir que los actores han “aprendido juntos a trabajar juntos”, y por consiguiente, lograrán los objetivos propuestos para las siguientes etapas del proyecto.   

Bibliografía

Buchanan, Paul. “Barriers to Funder Collaboration and the Will to Overcome Them,” Stanford Social Innovation Review 15 (2017). Accessed June 7, 2017, URL:  https://ssir.org/articles/entry/barriers_to_funder_collaboration_and_the_will_to_overcome_them

Acerca de la AFE
La Asociación de Fundaciones Empresariales –AFE Colombia-, reúne, actualmente, 74 de las fundaciones familiares y empresariales más representativas de Colombia, con el propósito de servir como plataforma para avanzar colectivamente en la búsqueda de cambios sostenibles en el tiempo. 
La AFE se basa en tres grandes ejes: conectar, incidir y visibilizar, para lograr una mayor articulación y colaboración efectiva entre sus fundaciones asociadas y con otros grupos de interés,  integrando el conocimiento y experiencia de sus asociadas, que se caracterizan por su comprensión y compromiso decidido en los territorios y con las comunidades, y lo pone al servicio de la agenda pública, impulsando y concretando esfuerzos que aporten a la construcción de un país más sostenible, equitativo y justo.