Sidebar

Magazine menu

21
Mon, Sep

“SociaLab: Impactar con Soluciones para el Sector Público y Privado”.

Disruptive Innovations
Typography

Equipo SociaLab
Fuente: SociaLab

Resumen

Socialab funciona como una empresa con foco de impacto social que investiga y da visibilidad a problemáticas que afectan a una comunidad, a una región o al mundo para luego, de la mano de las organizaciones, convertirlas en desafíos. En términos concretos, se realiza un llamado a las miles de mentes creativas con talentos y conocimientos diversos, que forman parte de la plataforma global de innovación abierta de Socialab, y a la sociedad en general, para que propongan ideas que podrían acabar o mitigar los efectos de dicha problemática, y que, además, tengan el potencial de convertirse en empresas generadoras de nuevas oportunidades, tanto para el mundo, como para las mismas organizaciones que los apoyan. 

Quién es SOCIALAB

En el 2010, y bajo la idea de amplificar y diversificar el impacto que estaba generando la Fundación TECHO para Chile a través de la construcción de viviendas dignas en los 19 países en los que tuvo y tiene presencia, surgió el Centro de Innovación de TECHO, donde el propósito que unió en ese momento a sus fundadores fue el mismo: construir una sociedad más justa y sin pobreza. Solo que esta vez la propuesta era resolver este desafío de una manera diferente: de forma descentralizada. 

La hipótesis era la siguiente: si hay un gran desafío en una comunidad, población o país y hay una persona o equipo resolviéndolo, es más probable que sea más costoso y tome mucho más tiempo. Pero si abrimos estas problemáticas a una comunidad de creativos, diseñadores y emprendedores que puedan resolverla, vamos a poder escalar rápidamente las soluciones, generar un impacto en ámbitos más amplios que solo vivienda y lograremos a impulsar el desarrollo de empresas del futuro: empresas que están preocupadas no solo de generar valor económico sino también social. 

Y como en la innovación la magia está en actuar rápido, esta hipótesis se probó desde el día cero. En los primeros intentos se idearon soluciones para problemas de servicios básicos. Con las duchas móviles y el acceso a agua potable a través de un sistema de purificación por plasma se logró un elemento básico y primario a familias de campamentos.

Hoy ya se han generado más de 205 desafíos de innovación abierta, lo que significa que más de doscientas veces Socialab ha desafiado a emprendedores y creativos del mundo a solucionar problemas reales. Inicialmente fueron desafíos para combatir la pobreza, y luego fueron desafíos medioambientales, sociales, de sustentabilidad, y de negocio. Estos desafíos han logrado no sólo aportar una solución a los problemas planteados, sino también impulsar ideas, empresas y proyectos de emprendedores sociales de Chile, Latinoamérica y el mundo. Para el año 2019 son 800 startups y 57.752 propuestas que se han compartido en una plataforma de innovación abierta.

Julián Ugarte, Matías Rojas, Andrés Iriondo y Askan Straume, pertenecían a “Un Techo para Chile” y trabajaban comprometidos bajo el lema de la superación de la pobreza. Juntos han forjado la historia de Socialab como sus fundadores en los casi 9 años de vida de esta plataforma, en los que Julián ha cumplido un especial papel de difusión e inspiración para el ecosistema del emprendimiento chileno y continental. Julián, además de ser Director y cofundador de Socialab, es también socio fundador de IF (primera productora con Certificación «B» en Chile),  Co-creador del Festival Internacional de Innovación Social (FiiS) (ya va en su 7ª versión), Fellow de Ashoka,  embajador de +SocialGood (ONU) y ganador de uno de los premios más importantes de innovación en Chile: AVONNI (galardón obtenido por su gestión en Socialab el año 2013). Y, finalmente, su implicación en el bienestar del país lo ha llevado a incursionar en el ámbito público postulándose como como candidato a  senador por la V región el 2017.

Actualmente, Socialab funciona como una empresa con foco de impacto social que investiga y da visibilidad a problemáticas que afectan a una comunidad, a una región o al mundo para luego, de la mano de las organizaciones, convertirlas en desafíos. En términos concretos, se realiza un llamado a las miles de mentes creativas con talentos y conocimientos diversos, que forman parte de la plataforma global de innovación abierta de Socialab, y a la sociedad en general, para que propongan ideas que podrían acabar o mitigar los efectos de dicha problemática, y que, además, tengan el potencial de convertirse en empresas generadoras de nuevas oportunidades, tanto para el mundo, como para las mismas organizaciones que los apoyan. 

En otras palabras, Socialab se preocupa por ampliar el impacto y la eficiencia de la estrategia de sostenibilidad, innovación y comunicaciones de las organizaciones públicas y privadas, apoyando ideas de emprendimiento sostenibles y escalables posicionando estos procesos en la agenda pública.

 

Logo 

Socialab está presente con oficinas en Argentina, Chile, Colombia, México, Uruguay y Guatemala, y una comunidad online de 850.000 creativos de 96 países. 

Hoy, los desafíos de Socialab no sólo están enfocados en descubrir y conectar socios de impacto con financiamiento para concretar estas soluciones, sino además, en hacer que estas ideas resuelvan problemas a gran escala, se exporten al mundo y se sostengan a largo plazo.

A continuación se exponen algunos proyectos de innovación social que está desarrollando SociaLab: 

Papinotas: Educación y tecnología para lograr una labor imprescindible

En Chile y el mundo, la transformación digital escolar es un tema que desde la irrupción de internet y los computadores en salas de clases en la década de los noventa, ha sido clave para modernizar la educación.

 

PAPINOTAS Logo

Manejar esa transformación ha significado cambios en los planes educativos, desde metodología a mallas curriculares, haciendo partícipes de esta verdadera revolución al Gobierno, Ministerios, apoderados, alumnos, profesores y autoridades de los establecimientos.

Es en esta necesidad de adaptar la educación a los tiempos de hoy, mejorarla y socializar con ella, que nace Papinotas, una plataforma de gestión integral creada por la ingeniero Civil Industrial Natalia Espinoza y que cuenta con diferentes servicios de alta necesidad para los colegios, apoyándolos en su transformación digital, fortaleciendo la relación escuela-familia y generando, mediante la tecnología, mejoras en procesos administrativos. Fue un enorme desafío que necesitaba una solución rápida y eficaz, pero también inteligente y acorde con la realidad de Chile, país en vías de desarrollo en donde la tecnología e internet han penetrado con fuerza en la rutina diaria de sus habitantes. Se estima que el 72,7% de los chilenos utiliza Internet, según un estudio de la Fundación Digital País. A nivel mundial, Chile lidera ranking de competitividad digital en América Latina, ocupando el lugar 37 del estudio publicado por el Centro Mundial de Competitividad de la escuela de negocios IMD de Suiza que evalúa, entre otras cosas, en qué medida un país adopta y explora las tecnologías digitales que llevan a la transformación de sus prácticas de gobierno, de los modelos de negocio y de las sociedad en general.

En este contexto, Papinotas se instala como un apoyo fundamental y una empresa de desarrollos tecnológicos para la educación, cuyo objetivo es entregar soluciones de real impacto para la gestión escolar. Entre 2011 y 2019 se han enviado más de 60 millones de Papinotas, impactando a más de 800 mil familias y reuniendo a más de 15 mil usuarios activos en la plataforma con uno de sus servicios estrella: Comunicación Escuela-Familia que es, en definitiva, una comunicación a través de un sistema que permite el envío de mensajes de texto directo al celular de los apoderados en 3 simples pasos y que en la actualidad, sus buenos resultados han incentivado que 500 instituciones confíen en su proyecto y servicios.

La ciencia de bolsillo: una revolución para la educación científica.

La importancia de la ciencia en el desarrollo de un país ha sido demostrada históricamente en distintas disciplinas: medicina (vacunas, tratamientos), astronomía (y su más reciente confirmación de la existencia del agujero negro, cambiando todo lo que conocemos), investigaciones que han determinado nuestra manera de vivir y comprender nuestro entorno. Sin embargo, aunque Chile ha ingresado a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cuyos países líderes en investigación poseen una institucionalidad científica clara, centralizada y autónoma, sólo alcanza el 0,4% del PIB en inversión, mientras que los países de la OCDE invierten en promedio el 2,4% y los más audaces (Israel y Corea) superan el 4%. 

 

Lab4U Logo
Fuente: Socialab

Sólo un 12 % de los colegios de Chile cuentan con un laboratorio versus un 57% de escolares que poseen un smartphone, según cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Esa fue una cifra reveladora para los fundadores de Lab4u, Álvaro Peralta, Komal Dadlani, Isidro Lagos y Rodolfo Águila, quienes vieron una solución para colaborar con la ciencia y poder llegar a las distintas realidades sociales, entregando soluciones para la educación científica y acercando ésta a los alumnos de una manera rápida e interactiva. Esta iniciativa logra transformar cualquier smartphone en un laboratorio científico y funciona de la siguiente manera: se usan sensores de teléfonos inteligentes para convertirlos en herramientas para la experimentación, combinando tecnología con recursos para que los educadores transformen la forma en que sus estudiantes aprenden ciencia.

Lab4UBanner web 
Fuente: Socialab

Lab4u funciona como una aplicación en los teléfonos y tabletas de los estudiantes, aunque también los profesores pueden beneficiarse de Lab4U, teniendo la posibilidad de crear actividades en la plataforma para que los estudiantes puedan después llevar a cabo experimentos con sus teléfonos, compartir resultados y experiencias. Más de 100 mil estudiantes y 20 mil profesores de 20 distintos países han apostado por sus beneficios.

Estudiantes utilizando la aplicación Lab4U

La población envejece: ¿cómo lidiamos con este nuevo escenario?

Según los resultados entregados por el Censo 2017, la población en Chile está envejeciendo aceleradamente. Esto es notario cuando comparamos el Censo de 1992 con el del 2017, donde en el primero, un 6,6% de las personas tenía 65 o más años, mientras en el segundo, este grupo etario representó el 16,2%.  Chile envejece y con esto, los desafíos socio culturales que se enfrentan son enormes. A este hecho concreto, responden iniciativas como Servisenior creado por Ignacio Hinojosa y David Allendes, quienes obtuvieron el Premio Nacional de Innovación Avonni, que bajo la invitación Innovar para el mundo, celebró su XII versión.

 

ServiSenior Logo

Servisenior ya lleva más de 3.500 seniors inscritos en su plataforma que ofrece servicios realizados por personas mayores de 50 años y que ya rentabiliza más de 120 millones de pesos (USD175.567) y más de 30.000 horas laborales para los seniors. 

Participantes de ServiSenior
Fuente: Socialab

El año pasado también fueron galardonados con un Huella, premio que otorga la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) Agencia gubernamental de Chile, un  organismo de ámbito multisectorial encargado del fomento de la producción nacional y promotora del crecimiento económico regional.

Estos tres emprendimientos fueron apoyados por SOCIALAB en distintas instancias y desafíos. Servisenior, por ejemplo, participó y ganó el primer lugar de “Emprende Social” de la Caja de Compensación Los Andes (2017) y desde ese momento, Socialab los guió fuertemente para encontrar financiamiento y conectarlos con instituciones y empresas que los ayudaron a impulsar su proyecto de triple impacto.  Junto a Lab4u, Papinotas y otras innovaciones de impacto, conforman un especial grupo de startups apoyadas por Socialab, algunas de ellas son: Freshwater, sistema inteligente de uso doméstico que produce agua purificada a partir del aire sin necesidad de conectarse a una red convencional de agua potable y que funciona tan sólo con ser conectada a una fuente eléctrica; Braveup, plataforma móvil que mejora la comunicación y el entendimiento escolar con un programa que enseña sobre el uso responsable de internet, redes sociales, nuevas tecnologías y acerca a las familias al proceso educativo; y Hora Fácil, una aplicación totalmente automatizada y gratuita, que resuelve el problema de las largas filas de espera de madrugada en los consultorios.

SociaLab Ventures: Los desafíos futuros 

A inicios del 2019, junto con el apoyo de CORFO, SociaLab crea SOCIALAB VENTURES, una aceleradora de negocios de impacto en Chile.

 

 

Logo SociaLab Ventures

Socialab Ventures es la respuesta a una necesidad de startups que están en etapas más avanzadas y se enfrentan a diario a nuevos desafíos generando impacto y rentabilidad económica. También nace como una respuesta a la cada vez más alta demanda del mercado por este tipo de negocios, principalmente, fondos de inversión, quienes están viendo cada vez más oportunidades y buscan invertir en startups que pueden solucionar problemas sociales sin perder de vista la rentabilidad económica. 

Bajo esta premisa, Matías Rojas, gerente general de Socialab, considera fundamental el apoyo con programas específicos y completos que cubran las necesidades de cada startup: Sabemos que el mundo está cambiando y somos conscientes del potencial que tienen nuestros emprendedores para ser actores importantes en esos cambios. Es por esta razón que desarrollamos diversos programas que los apoyarán en sus distintas etapas para aumentar sus probabilidades de éxito y conseguir que sigan creciendo y llegando cada día más lejos con su principal propósito: impactar positivamente en la sociedad”

El objetivo de la creación de Socialab Ventures tiene distintos frentes, pero todos muy concretos: crecimiento en ventas, levantamiento de capital y/o internacionalización de sus startups. Para lograr esto, se diseñaron distintos programas que buscan apoyar a los emprendedores en su horizonte de generar impacto y que éste pueda medirse. La meta para el primer año es acelerar y apoyar al menos 15 startups además de medir e identificar el impacto de cada empresa y la suma del portafolio completo. “También es un objetivo tener un portafolio diversificado, hacer match con inversionistas y lograr que este portafolio se abra a nuevos mercados internacionales” reafirma, Matías Rojas.

Socialab Ventures será financiado por Corfo en sus primeros tres años a través de su fondo Aceleradoras Corporativas de la Gerencia de Emprendimiento y es uno de los grandes desafíos de SOCIALAB este 2019.

Author bio

Valentina González

Ingeniera comercial con magister en Ventas de la Universidad Adolfo Ibáñez, con experiencia en Innovación y Emprendimiento, desde el lado público, universitario y privado.

Trabajó en Corfo apoyando startups en etapas tempranas y relacionándose directamente con los principales actores del ecosistema de emprendimiento chileno, luego fue Subdirectora de Emprendimiento en la Universidad del Desarrollo, creando y llevando a cabo distintos programas de incubación y aceleración para alumnos. Además de trabajar dentro del ecosistema del emprendimiento, se dedica a la docencia, su otra pasión, potenciando una cultura emprendedora en los alumnos universitarios e incentivándolos a crear startups. Hoy en día es Gerente de Socialab Ventures, la aceleradora de negocios de impacto de Socialab