Sidebar

Magazine menu

16
Fri, Nov

INNOVACIÓN SOCIAL EN MÉXICO  

Intro Articles
Typography

Qué entendemos por innovación social

Si hay algo en lo que podemos estar de acuerdo como sociedad global es que necesitamos encontrar nuevas y mejores soluciones para problemas sociales que no habían existido antes y para los problemas sociales de antaño que persisten pero que además siguen mutando cada día. 

También podríamos estar de acuerdo en que los recursos con los que contamos para plantear estas soluciones serán siempre limitados y por lo tanto debemos garantizar que la forma en que invertimos nuestro talento, tiempo, y dinero sea efectiva y transparente. 

Es por esto que se explica que el término innovación ha estado presente cada vez más en la agenda pública, en los discursos, en los artículos académicos, y en los planes de políticas, programas y proyectos orientados hacia conseguir un desarrollo social más inclusivo y justo.

Esta revista, Social Innovations Journal (SIJ)1 propone que entendamos la innovación social como el proceso de individuos y organizaciones enfocado en mejorar productos y servicios que aumenten un impacto social. De acuerdo con SIJ, las innovaciones pueden ser entendidas bajo el término “innovaciones perturbadoras o disruptivas” que originan nuevos mercados de bajo impacto o pequeños puntos de apoyo o bien, innovaciones sostenibles que representan grandes avances o progreso de gran envergadura. 

En el Centro de Innovación Social de Alto Impacto (CISAI) hemos adoptado la definición de Phills y Deiglmeier2 que propone la Escuela de Negocios de Stanford y que habla de innovación social entendida como una solución novedosa a un problema social que es más efectiva, eficiente, y sustentable en comparación con otras soluciones existentes y que generan primordialmente un valor público a favor de la sociedad en su conjunto más que a una instancia privada. 

El CISAI se enfoca en estas innovaciones de gran envergadura que menciona SIJ, y las entiende, de acuerdo a la definición de Buckland y Murillo,  como aquellas innovaciones sociales que tienen evidencia de un impacto social, que son económicamente sustentables, que implican colaboración intersectorial, y que tienen potencial de escalabilidad y replicabilidad3,4.   

Cómo impulsamos la innovación social 

Partiendo de las definiciones complementarias descritas anteriormente, Social Innovations Partners crea la plataforma del Social Innovations Journal como un mecanismo y un espacio para compartir ideas y buenas prácticas, promover ideas innovadoras y provocativas e incubar innovación social y liderazgo de pensamiento (enseñando a los líderes sobre “cómo” pensar y no “qué” pensar) para inspirar y provocar una cultura de innovación que conduzca hacia un mejoramiento del sector de servicios sociales y productos. SIJ sirve entonces en el ecosistema de innovación global como una plataforma y como receptor de ideas, que destaca las innovaciones regionales y las empresas e incentiva a compartir ideas y mejores prácticas a nivel nacional y global. 

Por otro lado, el CISAI es el resultado de la colaboración de instituciones académicas, centros de investigación, e instancias públicas que unen esfuerzos, teniendo como su sede el ITESO Universidad Jesuita en Guadalajara, y tiene como propósito de aportar a la creación de una sociedad más justa a través de la consolidación de los ecosistemas de innovación social -empezando por Jalisco y México pero con una visión global- aprovechando la investigación y la tecnología aplicada como instrumentos de provisión de soluciones efectivas y sostenibles a los retos sociales, económicos y medioambientales de nuestra sociedad actual. 

Nuestra propuesta tiene como puntos de partida la transformación de dinámicas de sistemas, la acción colectiva intersectorial, el enfoque participativo de base comunitaria, y la tecnología como facilitador, todo orientado hacia innovaciones sociales que sean sostenibles, replicables y escalables. Esto lo logramos a través de la generación de conocimiento, el desarrollo de capacidades, la vinculación de actores, y la detonación de proyectos para la creación de soluciones.

México, territorio de posibilidades para la innovación social 

Según el reporte Mapping the World of Social Innovation5 las condiciones de contexto y los factores habilitadores para un ecosistema de innovación social son: una sociedad civil activa e individuos emprendedores e inspirados, financiamiento según las etapas del ciclo de innovación, nuevas tecnologías, redes y plataformas para cooperación entre distintos stakeholders, marco legal de apoyo, sentido de urgencia y cambios políticos6.

En México, podemos encontrar estas condiciones –con sus propios retos por supuesto- que están facilitando la innovación social. El Banco Interamericano de Desarrollo7 (2016), ha reconocido que, en América Latina, México tiene uno de los sistemas de soporte de intermediación y financiamiento para la innovación, además de una interacción fuerte entre los actores clave del ecosistema que tienen a su vez conexiones importantes a nivel internacional. Adicionalmente, existe una población lo suficientemente grande – más de 125 millones de personas – que representan una oportunidad interna de impulsar emprendimientos e innovaciones sociales. 

Desde el sector público, el gobierno mexicano ha creado e impulsado entidades y políticas de apoyo al emprendimiento social y la innovación social. De acuerdo con un estudio realizado por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico8 los principales esfuerzos en esta línea se han dado desde la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) a través del Instituto Nacional de Desarrollo Social (INDESOL) y la Secretaría de Economía (SE) a través del Instituto Nacional de Economía Social (INAES) y el realizado por organismos autónomos descentralizados, como la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI). Pero también desde gobiernos locales hay esfuerzos considerables como el Laboratorio de la Ciudad de México, es el área experimental del Gobierno de la Ciudad de México, y los esfuerzos que desde las Secretarías de Innovación, Ciencia y Tecnología del Estado de Jalisco y de la Ciudad de México se han hecho. 

El sector académico, de investigación y universitario, está convirtiéndose también cada vez más en un motor clave para la innovación. El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) que hospeda al INFOTEC, Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y la Comunicación que está generando tecnologías con alto potencial para la generación de valor social. La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con el Instituto de Energías Renovables, además de la Facultad de Ciencias

Políticas y Sociales (FCPyS), la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) y la

Coordinación de Innovación y Desarrollo, que han impulsado la formación en materia de innovación social y la Facultad de Contaduría y Administración (FCA) que cuenta con la Escuela de Emprendedores Sociales.

El Tecnológico de Monterrey (ITESM) en sus distintas sedes cuenta con el Instituto de Desarrollo Social Sostenible (IDeSS), el Centro para el Desarrollo y Emprendimiento del

Migrante, en Puebla, y el Programa de Innovación Social de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades de los Campus en la Ciudad de México y su reconocimiento por Ashoka como Changemaker Campus en el campus Guadalajara. La Universidad de Monterrey (UdeM) también cuenta con dicho reconocimiento por parte de Ashoka y la Universidad Anáhuac Sur imparte la Maestría en Innovación Social y Participación Ciudadana.

El Sistema Universitario Jesuita en México también tiene un papel relevante en el tema. Sólo por mencionar algunos ejemplos, tenemos la Universidad Iberoamericana en Puebla, que integró el primer ecosistema universitario de innovación con el Laboratorio de Innovación Económica y Social (LAINES), la Universidad Iberoamericana en Ciudad de México cuenta con el Centro de Emprendimiento y Desarrollo Empresarial, y está iniciando un Laboratorio de Innovación para la Seguridad Ciudadana. Por otro lado, el ITESO en Guadalajara, a través del Centro para la Gestión de la Innovación y la Tecnología (CEGINT), la Escuela de Negocios, y ahora el CISAI está haciendo contribuciones importantes al ecosistema local y nacional. 

El sector privado y en específico el ecosistema nacional de inversión de impacto que está aportando el financiamiento y acompañamiento a diversas iniciativas de innovación social se encuentra en una fase de activa configuración y crecimiento. México hospeda anualmente en Mérida el Foro Latinoamericano de Inversión de Impacto (FLII), que es el encuentro más grande de su tipo en la región. México es el único país miembro de habla hispana del Global Social Impact Investment Steering Group y ha establecido recientemente una Alianza por la Inversión de Impacto. Entre los actores clave en este sector encontramos a New Ventures México, AMEXCAP, ANDE, Coca Cola FEMSA, Compromiso Social Banamex, Ignia, Impact Hub, Nacional Monte de Piedad, New Ventures, Promotora Social Mexico, SVX México, CSR and Inclusive Business, FOMIN / ECODES,  y la Asociación de Fondos de Capital, además de individuos comprometidos con estas nuevas formas de empatar la inversión con el impacto social. 

Fundaciones privadas como Fundación Ashoka, Fundación Carlos Slim, Nacional Monte de Piedad,  entre otras, así como iniciativas privadas como Enactus México y Social Enterprise Knowledge Network (SEKN) están fungiendo como puentes de sinergia entre el mundo de los negocios, los emprendedores sociales, y las instancias de generación de conocimiento. 

Por supuesto, en el corazón de este ecosistema tenemos a los innovadores sociales, esos individuos, grupos, colectivos, start ups, empresas de todos tamaños, comunidades de innovación, organizaciones de la sociedad civil sin fines de lucro, espacios de co-working, centros comunitarios, que están ideando, intentando, fallando, adoptando o compartiendo nuevas formas de hacer y de pensar. Ellos son el motor último de la innovación en México. Este segmento del ecosistema es afortunadamente ya tan numeroso que cualquier intento por mencionarlos sería insuficiente. Lo que podríamos decir es que prácticamente no hay ámbito de la vida social en el que no haya al menos una iniciativa mexicana invirtiendo su talento y pasión en crear una solución innovadora. La invitación al lector es que a través del trabajo de los actores mencionados encuentren y conozcan lo que desde México se está aportando.

En esta edición  

Esta edición de la Revista Social Innovations Journal busca precisamente reconocer a aquellos que están en el corazón de la innovación invitándolos a compartir su voz, su experiencia, sus logros, desafíos y frustraciones. Finalmente, este intercambio de compartir y escuchar de otros es lo que abre las puertas a imaginar nuevas posibilidades.  

El lector encontrará iniciativas que se han impulsado desde sociedad civil organizada, empresas sociales, start ups, gobierno, y universidades en los más diversos temas. Aquí una breve descripción de lo que encontrarán en cada uno de los artículos: 

 

EMPRENDIMIENTO ORIENTADO A LA SOSTENIBILIDAD: ECOSISTEMA ITESO.

En su modelo educativo el ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara, ha definido algunas competencias comunes para los estudiantes de licenciatura y una de estas competencias es la Innovación y Emprendimiento. Para desarrollar esta competencia, los estudiantes se reúnen en un ecosistema interno que está diseñado desde una óptica envolvente, como un sistema de innovación orientado a la sostenibilidad. Este ecosistema incluye la participación de empresas externas al campus, que plantean retos de innovación social y/o empresarial para los que se busca diseñar una solución específica.  Una de las áreas de oportunidad es la medición de impactos relacionada con la evolución de la intención emprendedora –sostenible- de los estudiantes.

 

FESTIVAL DE INNOVACIÓN EPICENTRO

Con el objetivo de promover y fortalecer la cultura de innovación y el ecosistema de emprendimiento de alto impacto en Jalisco, nace el Festival de Innovación Epicentro dentro de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología del gobierno del estado de Jalisco. El propósito principal de Epicentro fue el poder llevar los temas de innovación y tecnología a otros espacios, generar mayores habilidades digitales a los ciudadanos y llevar este tipo de conocimiento a más personas en un esfuerzo denominado “democratizar la innovación”.

 

IMPLEMENTACIÓN DE ESTRATEGIAS INNOVADORAS PARA EL COMBATE A LA POBREZA ALIMENTARIA EN JALISCO, MÉXICO

En este trabajo se presentan las principales estrategias identificadas por el gobierno, los bancos de alimentos y del sector académico para hacer frente a los principales retos que enfrenta el estado de Jalisco en materia de seguridad alimentaria. Dichas estrategias se están poniendo en marcha en un proyecto de innovación social, financiado por el Fondo Mixto CONACYT-Gobierno del Estado de Jalisco. 

 

COMUNIDAD COLMENA, DESTAPANDO EL TALENTO DE LOS EMPRENDEDORES SOCIALES

Colmena busca impulsar con nuevas oportunidades de negocio rentables con una perspectiva de economía solidaria. La línea de negocio social Colmena Relax se enfoca en microempresarios masajistas altamente capacitados en diferentes técnicas de masaje y cuya característica, a diferencia de otros, es que cuentan con un alto grado de sensibilidad ya que tienen discapacidad visual. Se unen, por tanto, la necesidad de las empresas de brindar incentivos innovadores para su personal y contribuir a su bienestar integral, y por otro lado el talento, potencial y ganas de crecer que tienen los masajistas con discapacidad visual. 

 

LOS PROYECTOS DE APLICACIÓN PROFESIONAL: UNA MODALIDAD PARA APRENDER Y CONTRIBUIR CON Y PARA LA SOCIEDAD.  

El ITESO en el 2004 crea los Proyectos de Aplicación Profesional (PAP) que están orientados a la intervención o transformación de problemáticas sociales específicas, mediante trabajos disciplinares, interdisciplinares, multidisciplinares o transdisciplinares que impliquen una aportación social (…). Proyectos que pretenden capitalizar las experiencias institucionales acumuladas que las distintas instancias del ITESO han generado en torno al compromiso social.  

 

CONSTRUYENDO JUNTOS LOS CIMIENTOS DE LA PRIMERA INFANCIA

HelKi tiene por misión mejorar la cultura y practica del desarrollo infantil temprano en México, siendo la red de apoyo  para padres y cuidadores de primera infancia, habilitándolos para el desarrollo óptimo por medio del apego seguro y vínculos afectivos con el fin de crear soluciones humanas, innovadoras e inclusivas de alta calidad que sean herramientas de desarrollo para la construcción social, su prosperidad y sostenibilidad.

 

EL ARTE MEXICANO COMO CREADOR DE IMPACTO SOCIAL

En este artículo Janette Casas, fundadora de Mexi-HA nos comparte cómo ésta empresa social está aportando a la inclusión en comunidades de primeras raíces a través de la comercialización de productos con decoración de arte popular y el servicio de eventos (voluntariados y festivales). La iniciativa promueve también el cuidado medioambiental promoviendo el uso de alternativas al plástico.

 

INNOVACIÓN SOCIAL Y AGRICULTURA FAMILIAR. UNA EXPERIENCIA EN PROCESO

El sistema MIAF es un sistema agroforestal de cultivo intercalado, constituido por tres especies, en intensa interacción agronómica y que tiene como propósitos, la producción de maíz y frijol como elementos estratégicos para la seguridad alimentaria de las familias rurales, incrementar de manera significativa el ingreso neto familiar, incrementar el contenido de materia orgánica, controlar la erosión hídrica del suelo y con ello lograr un uso más eficiente del agua de lluvia. 

 

COMPARTIR EN LUGAR DE COMPETIR

En enero de 2017 Corporativa de Fundaciones de Jalisco gracias a un donante impulsor de la iniciativa, decide hacer una convocatoria cerrada a un grupo de asociaciones con el título ¿Tú qué harías con un Ferrari? y las invita a responder la pregunta: ¿cómo le sacarías el mayor provecho a un Ferrari si te lo regalaran para tu Asociación? explicando las razones por las que cada asociación debería ser seleccionada en la convocatoria, así como el destino que se le daría a los fondos.  Ganaría la respuesta más innovadora. La propuesta ganadora fue aquella que planteó compartir con otras diez asociaciones participantes para potencializar el valor del Ferrari y formar QUIRIVA, una red de once asociaciones civiles de Guadalajara unidas bajo la premisa de que Compartir es mejor que Competir. 

Reflexión de cierre  

México es un país de contrastes: el mercado nacional está atrayendo inversiones que propician el crecimiento económico y al mismo tiempo tenemos millones de personas con empleos de baja calidad o en la informalidad. Existen instancias de gobierno que están impulsando al interior y al exterior la innovación y el emprendimiento, y al mismo tiempo hay otras instancias públicas atrapadas en la corrupción y en el uso indebido e ineficiente de sus recursos. Tenemos gran diversidad y riqueza de recursos naturales, y al mismo tiempo pobres mecanismos para su protección y rescate que permiten su explotación y degradación. Hay talento y creatividad en las nuevas generaciones, y un sistema educativo que muchas veces obstruye su potencial. 

En particular, el ecosistema de innovación social en México tiene aún retos que resolver: mejores mecanismos de cooperación y comunicación, un mejor acceso a recursos en tiempo y forma adecuada para impulsar la innovación, un marco regulatorio coherente y promotor, y enfrentar la corrupción en todos los niveles de gobierno9.

Lejos de ser un impedimento, estos contrastes son los que en última instancia motivan a los innovadores sociales, que ponen su energía en decir cómo sí se puede, cómo ante estos retos podemos combinar la tecnología, la imaginación, los negocios, la ciencia para brincar esas barreras y llevar a nuestro país por un rumbo mejor. 

Esperamos que los casos y las reflexiones que aquí se presentan contribuyan a este intercambio posibilidades. 

Referencias 

1 Social Innovations Journal, Presentación (SIJ, 2018). http://www.socialinnovationsjournal.org/

2 Phills Jr., Deiglmeier, Miller, Rediscovering Social Innovation, (Stanford Social Innovation Review, 2008) 

3 Buckland, H. y Murillo, D. La Innovación Social en América Latina. Marco conceptual y agentes. Instituto de Innovación social. (ESADE, 2014) Recuperado en idbdocs.iadb.org

4 Buckland, H. y Murillo, D. Antena de Innovación Social. Vías hacia el cambio sistémico. Ejemplos y variables para la innovación social. (ESADE, 2013) Recuperado en itemsweb.esade.es

Social Innovation: Driving Force of Social Change. Mapping the World of Social Innovation: Key Results of a Comparative Analysis of 1.005 (Social Innovation Initiatives at a Glance, 2016). Disponible en: www.si-drive.eu

6 Silva F., Martha; Tognola P., Joyce; Camacho A., Karla; Rodríguez A., Agustín Rodríguez Ake; Garza S., Alejandro; Pozos P., María del Pilar. Estado del Arte. (CISAI, 2018)

7 Inter-American Development Bank y Fundación Ecología y Desarrollo, Study of social entrepreneurship and innovation ecosystems in the Latin American Pacific Alliance countries: country analysis: Mexico. (Inter-American Development Bank, 2016)  

8 Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C., Ecosistema de Innovación Social en México, (FCCyT, 2016).

9 Inter-American Development Bank y Fundación Ecología y Desarrollo, Study of social entrepreneurship and innovation ecosystems in the Latin American Pacific Alliance countries: country analysis: Mexico. (Inter-American Development Bank, 2016)