Sidebar

Magazine menu

21
Sat, Sep

Ecosistemas de Innovación Local para Fortalecer la Agroecología en Colombia: El Caso Preliminar del Lab Campesino de Tierra Libre

Disruptive Innovations
Typography

Resumen

El presente artículo tiene como objetivo compartir la experiencia preliminar del Laboratorio Campesino para la transición a la Agroecología (Lab Campesino) de Tierra Libre en el municipio de Fusagasugá, República de Colombia. Este documento describe cómo una organización campesina como Tierra Libre puede aprovechar su red de actores para co-diseñar  y gestionar colaborativamente un ecosistema de innovación local para impulsar la iniciativa LabCampesino  (Laboratorio Campesino para la transición a la agroecología) en la provincia de Sumapaz, Colombia. En este sentido, el uso de tecnologías digitales basadas en hardware libre para contribuir a la agroecología puede ser en sí misma una idea suficientemente innovadora. Sin embargo, es el proceso de apropiación social de la ciencia, la tecnología y la innovación en el sector rural y particularmente desde la población rural o campesina lo que crea condiciones de ruptura frente a prácticas tradicionales de transferencia tecnológica. Por tanto, el presente artículo presenta el avance y las oportunidades de Tierra Libre y en especial de la iniciativa del LabCampesino para fortalecer un ecosistema de innovación local y fomentar las prácticas agro-ecológicas por los campesinos en la provincia de Sumapaz.

Introducción

De acuerdo con las autoridades ambientales colombianas, cerca de 40% del suelo del país presenta algún grado de erosión (IDEAM U.D.C.A. 2015) ⁠. El cambio climático y, en particular, la situación del suelo, no sólo son un problema local, sino que entran en el ámbito global. En el mundo, 3.2 billones de personas están siendo afectadas por la degradación de la tierra (IPBES 2018) ⁠. Esta problemática representa una pérdida progresiva de la fertilidad del suelo, la biodiversidad, y la habilidad de retener el agua y los nutrientes. En Colombia, la expansión de la frontera agrícola, el impulso del paradigma de la revolución verde, la migración y el conflicto armado han sido algunos de los principales factores que han incidido en la erosión del suelo (ver Figura 1).

Figura 1. Porcentaje de erosión del suelo en Colombia.

Fuente: IDEAM-UDCA (2015)

Como respuesta a la crítica situación del suelo (entre otros elementos), las comunidades rurales han empezado a crear estrategias para la recuperación y preservación de este y así como su modo de existencia, involucrando la ecología y los saberes tradicionales. Una de esas estrategias es la agroecología, una alternativa de vida rural con implicaciones sociales, políticas y económicas. Esta se materializa como un método de producción agrícola buscando entender la dinámica de los diversos elementos del entorno natural para usarlos como aliados en la lucha por la adaptación al cambio climático y la soberanía alimenticia (Altieri 1999) ⁠. En palabras de la Declaración de los pequeños productores y productoras de alimentos a pequeña escala, la Agroecología es:

"“una forma de vida de los pueblos en armonía con el lenguaje de la Naturaleza. Es un cambio de paradigma en las relaciones sociales, políticas, productivas y económicas de nuestros territorios para transformar la manera en que producimos y consumimos alimentos y restablecer una realidad sociocultural devastada por la producción industrial de alimentos. La Agroecología genera conocimientos en lo local, construye justicia social, promueve la identidad y la cultura y fortalece la viabilidad económica de las áreas rurales y urbanas” (Via Campesina 2018, pt. 1).

Los campesinos agroecológicos están trabajando para construir redes de confianza en sus territorios. En este contexto, es necesario fomentar ecosistemas de innovación local con el objetivo de aumentar la complejidad de las interacciones y la transición a la agroecología en la comunidad. Es importante referirse a la cultura local, las políticas públicas, la infraestructura, los valores, la epistemología y la ontología de las comunidades como parte esencial de este ensamblaje de actores y relaciones. Sin embargo, los anteriores elementos, con frecuencia, no se tienen en cuenta en los sistemas de innovación tradicionales a nivel nacional o regional. Es precisamente en este contexto, donde se circunscribe la propuesta por un laboratorio de innovación campesina a nivel local, que ahonde en las dinámicas relacionales, comunales y de creación colectiva, en regiones como la provincia de Sumapaz. Este documento describe cómo una organización campesina como Tierra Libre puede aprovechar su red de actores para co-diseñar  y gestionar colaborativamente un ecosistema de innovación local para impulsar la iniciativa LabCampesino  (Laboratorio Campesino para la transición a la agroecología) en la provincia de Sumapaz, Colombia. 

Tierra Libre y el Laboratorio Campesino como Iniciativa IDDS

Tierra Libre se ubica en los pueblos de Fusagasugá y Pasca, cerca de la ciudad de Bogotá (Capital de Colombia). La organización ha trabajado en el territorio desde el año de 2005 en el empoderamiento campesino y la autonomía de la población rural. Han desarrollado diferentes proyectos en torno a la agroecología con comunidades de 7 pueblos de la provincia de Sumapaz. Así mismo, poseen una red de 10 "Biofábricas" comunitarias para la producción de biofertilizantes orgánicos y una finca/escuela en Pasca donde generan procesos de educación popular en la región apoyados en una diversidad de cultivos y animales (gallinas y ovejas).

La iniciativa LabCampesino de Tierra Libre busca empoderar a pequeños productores agroecológicos mediante tecnologías de acceso abierto y dinámicas de creación colaborativa en el municipio de Fusagasugá. Este municipio es el tercero más poblado del departamento de Cundinamarca después de Bogotá y Soacha, y el cuadragésimo quinto del país. Fue fundado el 5 de febrero de 1592 y está ubicado a 59 km al suroccidente de Bogotá, en una meseta delimitada por el río Cuja y el Chocho, el cerro de Fusacatán y el Quininí que conforman el valle de los Sutagaos y la altiplanicie de Chinauta. En este territorio las principales actividades económicas son la agricultura, la ganadería, el comercio y los servicios, en especial el turismo. Entre los principales cultivos de la región se pueden encontrar el maíz, la mora, la papa, las verduras y guisantes en las tierras de gran altitud, y el café, el plátano y las frutas en las tierras de baja altitud.

El LabCampesino tiene sus orígenes en el Encuentro de Diseño para el Desarrollo Internacional en el año de 2017 (International Development Design Summit - IDDS). El IDDS es un espacio diverso e intenso de aprendizaje práctico a nivel colectivo, donde se realizan procesos de co-diseño de soluciones de bajo costo para problemáticas y aspiraciones colectivas. Fue creado en el año 2007 por Amy Smith en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y desde entonces se han realizado cerca de 25 encuentros en Asia, África, Norteamérica y Latinoamérica iniciando así la Red de Innovación para el Desarrollo Internacional con más de 1000 miembros de alrededor de 70 países.

En Colombia este programa se empieza a desarrollar desde el año 2015 con el liderazgo de la Universidad Nacional de Colombia, además de otras organizaciones. Cada año se ha realizado un encuentro en una región diferente del país, abordando una temática diversa. En 2015 el primer IDDS, denominado Basura Cero se realizó en la ciudad de Cali junto a la Universidad del Valle y asociaciones de recicladores locales, con el foco en la gestión de residuos. El segundo encuentro en 2016 tuvo como foco la educación primaria, este se desarrolló con el apoyo de C-Innova, La Escuela Taller de Bogotá y la Escuela Circo para Todos. En el año 2017, se organiza en el municipio de Fusagasugá con apoyo de C-innova y la Universidad de Cundinamarca el IDDS Adaptación al Cambio Climático. En esta oportunidad la temática es la Adaptación al Cambio Climático. Este último encuentro se desarrolló en conjunto con 6 comunidades campesinas y pesqueras de la provincia de Sumapaz y Alto Magdalena en Cundinamarca. Uno de los resultados de este encuentro fue un kit digital de hardware libre para monitorear la humedad y temperatura de biofertilizantes. 

En este sentido, el uso de tecnologías digitales basadas en hardware libre para contribuir a la agroecología puede ser en sí misma una idea suficientemente innovadora. Sin embargo, es el proceso de apropiación social de la ciencia, la tecnología y la innovación en el sector rural y particularmente desde la población rural o campesina lo que crea condiciones de ruptura frente a prácticas tradicionales de transferencia tecnológica. Por tanto, el presente artículo presenta el avance y las oportunidades de Tierra Libre y en especial de la iniciativa del LabCampesino para fortalecer un ecosistema de innovación local y fomentar las prácticas agroecológicas por los campesinos en la provincia de Sumapaz.

Este estudio expone la necesidad de entender las interrelaciones entre los actores, además de las oportunidades y retos para la innovación presentes en el territorio, con el fin de sugerir estrategias para la activación del Laboratorio de la organización campesina. 

Fundamentos teóricos y conceptuales

La innovación como proceso de creación de nuevos artefactos (tecnologías) y/o formas de actuar frente a una situación (procesos sociales) se ha estudiado desde la mitad del siglo XX. Sin embargo, aún posee un marcado acento en el desarrollo económico enfocado y liderado por grandes industrias y universidades (Reina-Rozo 2018) ⁠. Ahora bien, en las últimas décadas han emergido áreas y conceptos de la innovación que salen de este marco tradicional y buscan crear concepciones plurales de la ciencia, la tecnología y la innovación, particularmente desde los usuarios desde una dinámica social. Elementos como la Innovación de Base (Gupta et al. 2003)⁠, la Innovación de Usuario (Von Hippel 2005) ⁠ y la Innovación Ciudadana (Camaño y Pascale 2014) ⁠, son algunos de los ejemplos que se pueden observar entre muchos otros.

En este sentido, la literatura alrededor de la innovación en entornos rurales o innovación campesina es limitada a la hora de entender los procesos desde los usuarios, es decir, desde los campesinos y campesinas. El área de trabajo y acción de la innovación se concentra en entornos urbanos, las instituciones de educación superior, la metrópoli y la industria. Por tanto, es pertinente crear marcos de pensamiento y acción para entornos rurales y poblaciones campesinas (entre ellas colonos, afrocolombianas e indígenas). Algunos esfuerzos se han centrado en la generación de sistemas de innovación agrícolas, pensados desde una perspectiva de arriba a abajo desde el Estado, sus dependencias, las universidades y las industrias agropecuarias, pero dejando de lado a los y las habitantes tradicionales del campo.

De tal manera es crucial la generación de conceptos y modos de acción a nivel local que superen el paradigma de la innovación enfocada al mercado, hacia una innovación que busque el bienestar colectivo. En este sentido, Reina-Rozo (2018) ⁠ sugiere el concepto de Innovación Comunal como un proceso de innovación colaborativo, autónomo y libre entre individuos, colectivos y organizaciones a nivel local, para lograr sus aspiraciones y enfrentar sus retos compartidos. Desde este punto de vista, una innovación basada en el lugar y generada por los propios usuarios, fortalece la colaboración.  Esto apunta a enfocar de manera diferente la calidad de las interacciones y a un objetivo superior como lo es el bienestar colectivo.

La innovación es un fenómeno social que involucra los conocimientos, saberes, habilidades, destrezas, relaciones, redes y trabajo de un conjunto de personas. En la literatura alrededor de la innovación se ha manifestado que es una creación individual, del innovador. Sin embargo, aquí se cuestiona esta afirmación, para agregar otros actores invisibilizados y así entender este proceso dinámico, adaptativo y complejo. Por lo tanto, la apuesta es ir desde una visión sistémica hacia una ecosistémica que permita articular la complejidad de los entornos naturales y las interrelaciones de los actores. Esta idea toma las bases de la analogía ecológica en los estudios de la gestión, desarrollada en un inicio por Moore (1996) ⁠⁠. 

En este marco, Wulf propone la idea de la ecología de la innovación como el conjunto “de instituciones, leyes, regulaciones y políticas interrelacionadas que proporcionan una infraestructura a la innovación que implica educación, investigación, política fiscal y protección de la propiedad intelectual, entre otros” (2007, 1253) ⁠. Esta noción permite articular los estudios de la ciencia y la tecnología, y los de la innovación, con el fin de comprender de una manera holística las relaciones y actores, su ambiente para su fomento y fortalecimiento hacia las necesidades del futuro (Wulf 2008) ⁠. Así emerge el concepto de Ecosistemas de Innovación (EI), como un marco conceptual para describir y analizar el ambiente de creación de procesos de innovación.

En la última década el concepto de ecosistemas de innovación ha tenido relevancia en la literatura científica y de gestión. Alrededor de esto, Koslosky, Speroni, y Gauthier (2015), Gomes et al. (2016) ⁠, y Ferasso et al. (2018) ⁠ han realizado revisiones de literatura, encontrando múltiples definiciones y marcos de acción. El objetivo fue describir el recorrido histórico, alcances y limitaciones de este concepto emergente para los estudios de la innovación. Una de las definiciones recientes, desde el punto de vista económico es proporcionado por Gomes et al. (2016, p16).

“Un ecosistema de innovación está configurado para la co-creación, o la creación conjunta de valor. Está compuesto por una red interconectada e interdependiente de actores, los cuales incluyen una organización focal, clientes, proveedores, innovadores complementarios y otros agentes como reguladores. Esto implica que los miembros se enfrentan a la cooperación y a la competición, y un ecosistema de innovación posee un ciclo de vida, el cual sigue un proceso de co-evolución.”

A nivel de la literatura se hallan varias críticas al constructo de Ecosistemas de Innovación por parte de Oh et al. (2016) ⁠. Sin embargo, hay otros académicos que defienden este marco de acción y sugieren sus potencialidades como Ritala y Almpanopoulou (2017) ⁠. A continuación, en el cuadro 1, siguiendo a Gomes et al. (2016) se hallan las principales características de los ecosistemas de innovación las cuales proporcionan un camino para analizar los mismos.

Fuente: Realización propia basada en Gomes et al (2016)

Por su parte, en el campo de las Ciencias Agrarias, Pigford, Hickey, y Klerkx (2018) ⁠ desarrollan el concepto de Ecosistemas de Innovación Agrícola, como un marco más amplio que los sistemas tradicionales de innovación, el cual crea nichos de innovación multi-actores y a través de diversos sectores para apoyar transiciones hacia la agroecología. Para el presente análisis se tienen en cuenta dos casos como referencia ya que son los primeros en analizar las dinámicas a escala local. El primero de ellos es Siqueira, Mariano, y Moraes, (2014) ⁠, quienes presentan un ejemplo de caso de micro crédito en Brasil, y por otra parte Coque, González-Torres, Lopez-Mielgo, y Vázquez, (2014)⁠, quienes presentan un ejemplo sobre la interacción de la academia con su entorno en la región de Gijón, España.

En el escenario local, los procesos de innovación se desarrollan de una manera más particular, con actores y relaciones que tradicionalmente no se tienen en cuenta. Organizaciones comunitarias, pequeños negocios, talleres y autoridades locales son elementos determinantes a esta escala. Para Hoffecker (2018) ⁠ los ecosistemas de innovación local son comunidades de actores basados en el lugar que interactúan comprometidos en producir innovación y apoyar procesos de innovación, junto con la infraestructura y el entorno propicio que les permite crear, adoptar y difundir soluciones a los desafíos locales. Por su parte, la Red Internacional de Innovación para el Desarrollo (IDIN), un Ecosistema de Innovación Local es "el entorno propicio y la infraestructura que permite a las personas involucrarse en procesos iterativos de innovación y resolución de problemas para generar soluciones a los desafíos locales y entregarlos al personas que los necesitan" (IDIN 2017) ⁠.

En otras palabras, un ecosistema de innovación local debería…

  • "... involucrar a diversos interesados, desde instituciones educativas, a grupos de base, al gobierno y a las empresas".
  • "... incluir recursos para que las personas adquieran las habilidades / conocimientos que les faltan. También debería consistir en un grupo de recursos para que todos puedan acceder ".
  • "... comprender intervenciones relevantes e innovadoras, involucrando a los beneficiarios y todas las partes interesadas necesarias para mantener su sostenibilidad".

Metodología

En el marco de la primera clase de Agricultura Campesina del D-Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts se origina la idea de trabajar con campesinos de la provincia de Sumapaz en el departamento de Cundinamarca, en el centro de Colombia. La aproximación metodológica es cualitativa, integrando una perspectiva de la Investigación-Acción con la cual las personas encuestadas ejercen agencia sobre el proceso de investigación, haciéndolo cíclico. La metodología posee un enfoque descriptivo y analítico. En este sentido, se usó el modelo de ecosistemas de innovación local desarrollado por Hoffecker (2018) como herramienta analítica de la investigación (Figura 2):

“En este sentido, se usa la definición de ecosistemas de innovación local desarrollada por Hoffecker (2018) como herramienta analítica de la investigación. Esta definición posee cinco categorías de análisis, la cuales son interdependientes entre sí. Estas conforman el ambiente donde se desarrollan la dinámicas del EIL. Estas son, Política pública, Instituciones, Patrimonio Natural, Infraestructura y Conocimientos. Por tanto, estas categorías son fundamentales para entender las relaciones entre los actores en los procesos de innovación.”

Basado en lo anterior, se diseñó un cuestionario basado en el trabajo del Grupo de Investigación de Innovación Local del D-Lab (Anexo 1). Durante el primer semestre del año 2018 se aplicó de manera virtual a 4 organizaciones presentes en el territorio de la provincia de Sumapaz y que han trabajado con Tierra Libre previamente. De esta manera, se obtuvieron 4 respuestas al instrumento como insumo para construir el ecosistema de innovación local y generar el análisis posterior. La metodología que se desarrolló en esta indagación está compuesta por 9 pasos compartidos a continuación:

  1. Revisión bibliográfica sobre Innovación Comunal y Ecosistemas de Innovación Local.
  2. Revisión sobre Agroecología y el territorio de la provincia de Sumapaz.
  3. Formulación de preguntas de investigación.
  4. Creación del cuestionario y protocolo de entrevista.
  5. Realización de entrevista piloto.
  6. Realización de cuestionario a 5 representantes de organizaciones que trabajan con la organización focal (Tierra Libre).
  7. Análisis de los datos cualitativos.
  8. Visualización del Ecosistema de Innovación Local.
  9. Creación de la estrategia y las recomendaciones para Tierra Libre y el LabCampesino.

En este sentido, se afirma que el proceso metodológico se aplicó en todas sus fases con el objetivo de probarla con las organizaciones y en el marco de este emergente marco de análisis. En la Figura 3 se plantea el impacto esperado del presente análisis a corto y largo plazo, y las implicaciones para la organización campesina. Los resultados de este proceso soportan la priorización de esfuerzos en la organización para fortalecer la conexión con otros actores del ecosistema y mejorar la adopción de prácticas de innovación en la región. 

Figura 3. Impacto del análisis del ecosistema de innovación local

Fuente: Elaboración Juan David Reina

A corto plazo, se espera que el Laboratorio Campesino, como plataforma para fomentar la innovación en el territorio, ayudaría a los y las campesinas a obtener mayores ingresos de las nuevas ventas y a reducir los gastos con mejores prácticas basadas en el diseño de nuevas soluciones. A largo plazo, las pequeñas fincas podrían sostener y hacer crecer las operaciones, haciendo de la agricultura agroecológica una propuesta de futuro para las generaciones más jóvenes en las áreas rurales, y nosotros, como consumidores potenciales, podríamos tener acceso a alimentos locales saludables en Bogotá.

Resultados y análisis

Con base en el cuestionario realizado a las representantes de las organizaciones que han colaborado con Tierra Libre, se compartirán los resultados y su correspondiente análisis. De acuerdo con los datos cualitativos recogidos, se identifica que el ecosistema ha sido dinámico pues ha permitido crear nuevas relaciones entre los actores haciendo más complejas sus interacciones con el transcurso del tiempo. En este sentido, es relevante el conocimiento de los actores que en este momento se relacionan con Tierra Libre, especialmente en torno a la agroecología para fomentar la innovación comunal. Por tanto, las partes interesadas identificadas se asocian en 4 grupos de diferentes interacciones (Figura 4):

Figura 4. Ecosistema de innovación local para Tierra Libre y el LabCampesino 

Fuente: Elaboración Juan David Reina

  •  Organización no gubernamental (ONG): Oxfam (ONG Internacional - Reino Unido), Instituto Tecnológico de Massachusetts (Universidad Internacional - EE. UU.), CEALDES (ONG Local). Estos actores potencialmente comparten conocimiento y recursos a la organización, mientras Tierra Libre les brinda legitimidad y conocimiento práctico. 
  • Organización de Base Comunitaria (OBC): Aprenat (organización local de Tibacuy), El Dorado (comunidad local en Fusagasugá), Wayra Sie (comunidad local de Silvania), Organiverso (comunidad local de Fusagasugá), El retoño (Comunidad local en Silvania), La Red Kunagua (Red de colectivos). Las OBCs brindan su conocimiento basado en la experiencia para la creación de soluciones agroecológicas, mientras Tierra Libre les brinda las herramientas, infraestructura y metodologías de innovación para co-diseñar dichas innovaciones.
  • Sector público: Universidad Nacional de Colombia (Universidad Pública de carácter nacional con sede en Bogotá), Universidad de Cundinamarca (Universidad Regional Pública de Fusagasugá), IICA (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Ministerio de Agricultura (organización estatal que elabora toda la política pública agrícola), Gobierno local (Alcalde y concejo de Fusagasugá). Estos actores, brindan recursos, conocimiento y políticas públicas para fomentar la innovación de Tierra Libre en el LabCampesino.
  • Sector privado: Tierra Libre y los actores consultados identifican 2 subgrupos a lo largo de la cadena de valor de los alimentos: los Proveedores de insumos, como el mercado en Fusagasugá, y el Transporte, venta y socios comerciales: como la Cooperativa La Huerta, Asopromes (asociación local de productores orgánicos en Fusagasugá), Punto Verde y el Mercado Agroecológico de Fusagasugá. Estos actores articulan y generan un mercado para los productos e innovaciones de Tierra Libre a cambio de recursos económicos. 

En cuanto a los roles de los actores en los ecosistemas se plantea lo siguiente: 

Tierra Libre como organización central del ecosistema y el Laboratorio Campesino consolidado como plataforma de fomento para los procesos de innovación comunal con orientación agroecológica.

El rol de las Universidades e Institutos debe ser de facilitadores en el proceso de innovación, brindando conocimiento e infraestructura para posibilitar estas dinámicas. En cuanto a otras entidades públicas deben ser la de reguladoras con el objetivo de generar los incentivos y políticas públicas que permitan el desarrollo de innovaciones. Por su parte, el rol de las ONGs debe ser el de promotoras de estos esfuerzos mediante el financiamiento inicial de estos esfuerzos para su sostenibilidad. Por su parte, las OBC deben ser los usuarios primordiales de este ecosistema donde aportan sus conocimientos para el diseño conjunto de las soluciones.  Finalmente, el rol de los actores privados, en especial de la Cooperativa La Huerta, debe ser el de canal de comercialización de los productos agroecológicos y las innovaciones creadas. 

Ahora bien, el entorno que permite generar las condiciones para fomentar los procesos de innovación o que puede de la misma forma limitarlos se presenta a continuación. En primer lugar, la parte superior del ecosistema representan los elementos más abstractos del mismo, es decir, en una analogía ecológica puede representar la atmósfera. Aquí encontramos las normas y los valores compartidos que se identifican colectivamente, entre ellos se encuentran la colaboración, lo comunitario, lo sustentable, el amor por la tierra, la autonomía, experimentación, curiosidad, la economía solidaria, la asociatividad y el buen vivir. En el otro extremo encontramos las políticas que crean un espacio para la innovación, entre ellas se identifican: las leyes de propiedad intelectual, la política de educación rural, las normas de calidad de sello de producto, certificaciones para la comercialización, la política de tratados de libre comercio. Así mismo, programas de apoyo a la producción agrícola, como el SNIA (Sistema Nacional de Innovación Agrícola), programas de fomento a la investigación de COLCIENCIAS, programas departamentales de las secretarías de agricultura y los programas de emprendimiento de corporaciones regionales. 

Por su parte, en la parte inferior, se encuentra la base o el suelo de este ecosistema que sostiene a los actores y sus dinámicas. Algunos de estos elementos son el entorno natural, las infraestructuras y los talentos y saberes. En cuanto al entorno natural, este ecosistema se sitúa particularmente en entorno de Páramo y su zona de influencia. En especial el páramo de Sumapaz, el más grande del mundo. Por otro lado, a nivel de infraestructuras, se encuentran las vías secundarias y primarias que cruzan el territorio, así mismo se identifican algunas infraestructuras compartidas (centro de acopio comunal), fincas (laboratorios vivos), salones en instituciones de educación y plantas de procesamiento privadas. Finalmente, en cuanto a saberes y conocimientos, se visibilizan conocimientos o saberes tácitos en el territorio por parte de sus habitantes, en términos de cultivos, prácticas, clima, experiencias, conexiones y apropiación por el territorio.

A nivel de análisis, se plantea que existe, por el momento, un nivel bajo de injerencia de los campesinos como actores fundamentales de ecosistema, sin la mediación de alguna institución. Por tanto, es necesario involucrar directamente a la población rural, en especial la juventud a estos procesos. Por otro lado, no hay actores o proyectos que mantengan y compartan el conocimiento de una manera sistémica, en el sentido de una gestión colectiva de los saberes y conocimientos tradicionales. Por lo cual, es necesario fomentar más relaciones entre otros actores y estructuras que puedan cumplir un rol articulador de la innovación en el ecosistema, particularmente en la gestión del conocimiento. Esta es una oportunidad explícita para el Laboratorio Campesino de fomentar y gestionar los procesos de innovación a través de plataformas abiertas (digitales o analógicas). Tomando en cuenta las palabras de una de las consultadas comenta: 

“El mayor reto es generar mecanismos sostenibles, en las dimensiones (técnica, económica, social y ambiental) de innovación que se materialicen concretamente a nivel de predios, veredas, municipios y región. Esto requiere articular a muchas personas con pocos recursos buscando escenarios comunes y constantes. La mayor oportunidad es que se pueden realizar acuerdos comunitarios a partir de las innovaciones generadas, que permitan un ordenamiento ambiental, comunitario y productivo del territorio.”

Otro elemento crucial del ecosistema es la noción de lo colectivo a través de los valores compartidos por los actores y que deben ser transversales de las acciones futuras. Así mismo, el marco regulatorio relacionado con la agroecología, su comercialización y la investigación son una oportunidad compartida de las organizaciones. Esta debe ser un elemento de conexión para cerrar la brecha con el sector privado y público, y al conectarse con más actores en el ecosistema, Tierra Libre y, en especial, Laboratorio Campesino podrán convertirse en la plataforma para dinamizar la innovación en el territorio de manera interrelacionada con los actores y difundirlas de manera abierta en la región. Así mismo, es necesario generar otros tipos de relaciones con los actores presentes, además de buscar dar mayor diversidad de organizaciones, promoviendo nuevas alianzas.

Conclusiones

La primera conclusión está relacionada con el concepto de ecosistemas de innovación local como un nicho de investigación emergente en los estudios de innovación social. Dado que crea un espacio para la reflexión y acción en torno a las interacciones de los actores del ecosistema. Así mismo, permite entender los elementos constitutivos del mismo, tales como las instituciones formales e informales, los valores y normas, el entorno natural donde florece, las infraestructuras, y finalmente, los conocimientos que permiten su mayor complejidad. Esto genera mayor conocimiento de las relaciones entre los actores más allá de un simple vínculo o intercambio, y pretende visibilizar la complejidad de las interrelaciones y los intereses comunes que fomenten la innovación local en el territorio. En este sentido, la principal oportunidad para el LabCampesino, es tomar ventaja de las relaciones con los actores actuales, diversificar esos vínculos para que puedan difundirse las innovaciones en la región y se genere una mejor gestión del conocimiento junto a las organizaciones.

Frente, al caso particular, existen varias relaciones entre Tierra Libre, las ONG y las OBC en el ecosistema. En primer lugar, la mayor parte de la principal fuente de financiamiento y recursos para Tierra Libre proviene de las ONGs. Como resultado de lo anterior, la organización cuenta con un equipo dedicado que busca oportunidades de colaboración local e internacional (por ejemplo, subvenciones, conocimiento, etc.). Así mismo, a lo largo de los años Tierra Libre ha creado diversas conexiones con las organizaciones de base comunitarias, tejiendo una red en varios municipios de la provincia de Sumapaz. Además, Tierra Libre aprovecha las organizaciones comunitarias para acceder a una mejor red de distribución y llegar a un conjunto más amplio de agricultores. Por lo tanto, el LabCampesino debe sistematizar, analizar, permitir, evaluar y compartir las diferentes iniciativas con el fin de impulsar el co-diseño en el ecosistema de innovación local con los y las campesinas del área rural de Sumapaz.

Por otro lado, se reconoce que hay una oportunidad para fortalecer la relación con los actores gubernamentales locales y nacionales en Colombia. Ha habido esfuerzos aislados en el pasado con el Ministro de Agricultura o la Alcaldía Local, sin embargo, la confianza ha sido rota y solo la Academia ha podido mantener una relación exitosa con Tierra Libre. Las universidades de Cundinamarca y Nacional de Colombia han estado colaborando, no obstante, se plantea la estrategia de buscar nuevos actores públicos en la región y replantear las relaciones con los actuales contactados.

La mayor brecha de colaboración dentro del ecosistema es con el sector privado. Las partes interesadas afirman que la falta de integración entre los jugadores en la cadena de valor ha sido el mayor desafío para comercializar los productos de los campesinos. Además, el único canal comercial que tiene Tierra Libre es con Eco-tienda la Huerta. En otras palabras, se vislumbra una oportunidad en el aprovechamiento de la red comercial múltiple en los pueblos de la provincia de Sumapaz y también en la ciudad capital, Bogotá. De este modo, es prioritario generar nuevos vínculos comerciales con actores privados, como redes solidarias y cooperativas que compartan los mismos valores. Así mismo, crear relaciones comerciales con otros sectores no tradicionales.

Finalmente, el rol del LabCampesino como una iniciativa de Tierra Libre es el de convertirse en una plataforma para co-diseñar innovaciones comunales (tanto tecnológicas como organizativas) a nivel rural. Las oportunidades con todos los sectores tanto, públicos, privados, las ONGs y las organizaciones de base que legitiman el trabajo de Tierra Libre son enormes. En este sentido, se concluye que la estrategia para el LabCampesino debe orientarse a conectar a los actores entre sí, a través de procesos de innovación colectiva, teniendo en cuenta el entorno propicio para seguir evolucionando el ecosistema en relaciones, actores, acciones y dinámicas.    

Anexo 1            

-   Protocolo del cuestionario para los actores del ecosistema de innovación local.

Información personal

Nombre

¿Cuál es la misión y los objetivos de la organización de base/comercial/comunitaria?

¿Cuál es tu rol en estas metas?

1. Actores del ecosistema

¿Cuáles son los diferentes actores clave con los que su organización interactúa en el marco de la Agroecología? Por favor sepárelos mediante una coma.

¿Estos actores que clase de rol tienen en el ecosistema de innovación local - de base agroecológica? A cada actor previo identifíquelo con el rol que posee.

¿Cuáles son las actores clave que para usted aún no están involucrados en el ecosistema?

2.  Interacciones

¿Cómo es el tipo de interacción con cada uno de estos actores clave?

¿Que tal es la intensidad de la interacción de su organización con cada uno de estos actores clave? Clasifique de 1 a 5, donde 1 es una relación débil y 5 una relación fuerte.

3. Oportunidades y retos del ecosistema

¿Cuáles son los mayores retos y las mayores oportunidades de trabajo con cada una de estas organizaciones?

¿Cual es el mayor reto y oportunidad del ecosistema de innovación local en general?

¿Existe alguna organización o actor potencial para interactuar en el que Tierra Libre puede jugar un rol clave en el ecosistema de innovación local?

¿Cómo ve estas nuevas/potenciales relaciones de colaboración? ¿Cuáles son las áreas de mayor impacto en las cuales Tierra Libre pueda jugar un rol?

4.  Entorno del ecosistema de innovación local

¿Cuales son los valores, normas y objetivos colectivos que perciben en el ecosistema de innovación agroecológica? 

¿Cuales son las leyes o políticas públicas que afectan el ecosistema de innovación local?

¿Que tipo de infraestructuras compartidas o individuales, activos ecológicos y/o talento humano cuenta el ecosistema?

5.  Algo adicional

¿Existe algo adicional que usted perciba crítico para el desarrollo del proyecto que no hayamos considerado en este cuestionario?

Notas finales 

1 Por co-diseño se entiende el proceso inclusivo de creación colectiva entre diversos actores con un fin común. En este se generan dinámicas de distribución de poder, toma de decisiones conjuntas y prototipado colectivo (entre otras).

2 Para mayor información del LabCampesino consultar:
terceravia.mx/2018/07/

3 Para mayor información sobre esta innovación consultar:
agenciadenoticias.unal.edu.co/detalle/article/

Bibliografía 

Altieri, Miguel. 1999. Agroecología: Bases científicas para una agricultura sustentable. Montevideo: Nordan - Comunidad.

Caamaño, Hernán, y Pablo Pascale. 2014. “Innovación Ciudadana en Iberoamérica: participación digital para la transformación social”. En Memorias del Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación, 1–16. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Coque, Jorge, Pilar L. González-Torres, Nuria Lopez-Mielgo, y Daniel Vázquez. 2014. “Analysis of a local innovation system: Agents and network of relations”. Dyna 81 (184):209–16. https://doi.org/10.15446/dyna.v81n184.37249.

Ferasso, Marcos, Adriana R Wunsch Takahashi, Fernando A Prado Gimenez, Faculdade Meridional Imed, Passo Fundo, Marcos Ferasso, Adriana R Wunsch Takahashi, y Fernando A Prado Gimenez. 2018. “Innovation ecosystems: a meta-synthesis ecosystems.” International Journal of Innovation Science. https://doi.org/10.1108/IJIS-07-2017-0059.

Gomes, Leonardo Augusto de Vasconcelos, Ana Lucia Figueiredo Facin, Mario Sergio Salerno, y Rodrigo Kazuo Ikenami. 2016. “Unpacking the innovation ecosystem construct: Evolution, gaps and trends”. Technological Forecasting and Social Change. Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/j.techfore.2016.11.009.

Gupta, A. K., R. Sinha, D. Koradia, R. Patel, M. Parmar, P. Rohit, H. Patel, et al. 2003. “Mobilizing grassroots’ technological innovations and traditional knowledge, values and institutions: Articulating social and ethical capital”. Futures 35 (9):975–87. https://doi.org/10.1016/S0016-3287(03)00053-3.

Hippel, Eric Von. 2005. Democratizing innovation. Cambridge: MIT Press. https://doi.org/10.1111/j.1540-5885.2006.00192_2.x.

Hoffecker, Elizabeth. 2018. “Local Innovation: what it is and why it matters for developing economies”. 1. New Directions in Innovation Research. Cambridge, Massachusetts.

IDEAM U.D.C.A. 2015. “Estudio nacional de la degradacion de suelos por erosión en Colombia - 2015.” Bogotá D.C. - Colombia: IDEAM.

IDIN. 2017. “Local Innovation Ecosystem”. What is a local innovation ecosystem? 2017. www.idin.org/blog-news-events/blog/. (Consultado el 31 de Agosto e 2018).

IPBES. 2018. “Land Degradation and Restoration Assessment”. Medellin.

Koslosky, Marco Antônio, Rafael de Moura Speroni, y Ostuni Gauthier. 2015. “Ecossistemas de inovação – Uma revisão sistemática da literatura”. Revista Espacios 36 (No 03):1–17.

Moore, James. 1993. “Predators and prey - a new ecology of competition”. Harvard Business Review May-June 1.

———. 1996. The Death of Competition: Leadership and strategy in the age of business ecosystems. New York: Harper Business.

Oh, Deog Seong, Fred Phillips, Sehee Park, y Eunghyun Lee. 2016. “Innovation ecosystems: A critical examination”. Technovation 54:1–6. https://doi.org/10.1016/j.technovation.2016.02.004.

Pigford, Ashlee-ann E, Gordon M Hickey, y Laurens Klerkx. 2018. “Beyond agricultural innovation systems? Exploring an agricultural innovation ecosystems approach for niche design and development in sustainability transitions”. Agricultural Systems 164. Elsevier:116–21. https://doi.org/10.1016/j.agsy.2018.04.007.

Reina-Rozo, Juan David. 2018. “Communal innovation: collective creation towards the well-being”. 2. New Directions in Innovation Research. Cambridge, Massachusetts.

Ritala, Paavo, y Argyro Almpanopoulou. 2017. “In defense of ‘eco’ in innovation ecosystem”. Technovation 60–61 (February):39–42. https://doi.org/10.1016/j.technovation.2017.01.004.

Siqueira, Ana Cristina O., Sandra R. H. Mariano, y Joysi Moraes. 2014. “Supporting innovation ecosystems with microfinance: Evidence from Brazil and implications for social entrepreneurship”. Journal of Social Entrepreneurship 5 (3):318–38. https://doi.org/10.1080/19420676.2014.927388.

Via Campesina. 2018. “Declaración de organizaciones de productorxs de alimentos a pequeña escala y organizaciones de la sociedad civil”. 2018. viacampesina.org/es/. (Consultado el 31 de Agosto e 2018).

Wulf, William. 2007. “Changes in Innovation Ecology”. Science 316 (5829):1253. https://doi.org/10.1126/science.1145598.

———. 2008. “The Innovation Ecology”. En Science as a Gateway to Understanding: International Workshop Proceedings, Tehran, Iran., editado por Glenn Schweitzer y Yousef Sobouti, First, 15–23. Washington. DC.: National Academies Press.